Los coches sin conductor by google

Google no deja de sorprendernos cada día pero que nos cuenten que ahora están trabajando en coches que se conducen solos es algo increíble pero que además ya los están probando por EEUU es para no creérselo, pero si, es cierto y hay buena prueba de ello.

El coche elegido para las pruebas es un Toyota Prius que se ha programado para poder conducirse solo. En el únicamente hay que entrar, sentarse y dejarse llevar, tal y como comentan desde Google en su blog oficial.

Los coches automáticos utilizan cámaras de vídeo, sensores de radar y un telémetro láser para “ver” el resto del tráfico, así como mapas detallados (que recogemos mediante vehículos impulsados manualmente) para desplazarse por la carretera. Todo esto es posible gracias a los centros de datos de Google, que puede procesar la enorme cantidad de información recogida por nuestros vehículos para hacer el mapa de su terreno.

Según la Organización Mundial de la Salud, más de 1,2 millones de vidas se pierden cada año en accidentes de tráfico. Google confia y cree que su tecnología tiene el potencial de reducir ese número, tal vez hasta la mitad. También están seguros de que los vehículos que se conducen solos se utilizaran en coches compartidos, reduciendo significativamente el uso del automóvil, con la consiguiente mejora que eso supondría en nuestro medio ambiente, así como ayudar a crear un  nuevo sistema de “trenes de carretera del mañana” Estos trenes de carretera debe reducir el consumo de energía al tiempo que incrementa el número de personas que pueden ser transportados en las carreteras principales. En términos de aprovechamiento del tiempo, los EE.UU. Departamento de Transporte estima que la gente gasta en promedio 52 minutos cada día de trabajo de trayecto. Imagina ser capaz de pasar ese tiempo de manera más productiva.

Los ingenieros de Google lo han estado probando desde Silicon Valley hasta Santa Monica, recorriendo un total de 225.000 kilómetros con una persona sentada en el asiento del conductor y atenta por si había que pisar el freno o dar un volantazo en cualquier momento. Nada, según Google, ni un error. Junto a esa persona, un ingeniero iba tomando nota en todo momento de las operaciones que iba realizando el software.

En estos momentos tenemos los coches que ecológicos que funcionan con batería y que no acaban de cuajar por su elevado precio, dependencia y aunque el mantenimiento en si a corto plazo no es caro creo que a largo plazo la sustitución de las baterías supone un desenbolso tan importante que pocos podrían soportar.

En unos cuantos años puede que nos crucemos con uno de estos coches que lleva en su interior a personas, alguna lee un ebook, otra navega por la red con un tablet y otra simplemente duerme.. me parece algo espectacular y especialmente productivo.

Estaré al tanto de como va desarrollándose este proyecto tan fascinante de Google.


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *