Teruel si que existe


Teruel si que existe, es una ciudad preciosa

Teruel es una ciudad española situada en el sur de Aragón, en la zona centro-oriental de España. Es la capital de la provincia con el mismo nombre y posee un importante patrimonio artístico mudéjar (parte del cual ha sido reconocido por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad). Con 35.675 habitantes en 2014, es la capital de provincia menos poblada de España. Se encuentra en la confluencia de los ríos Guadalaviar (o Turia) y Alfambra. Situada a una altitud de 912 m, su clima se caracteriza por presentar inviernos fríos y veranos cálidos y secos.

Entre sus atractivos turísticos se encuentran sus edificaciones mudéjares, el mausoleo de los Amantes de Teruel, El Torico y el centro paleontológico Dinópolis. Los monumentos mudéjares más destacados son la iglesia de Santa María, catedral de la diócesis de Teruel y las torres de El Salvador, San Martín y San Pedro, a cuyos pies se encuentra la iglesia que recibe el mismo nombre, también de arte mudéjar.

Turismo Teruel

Nunca había estado en Teruel y la verdad es que no conocía prácticamente nada de su historia. monumentos o arte mas allá de la plaza del torico.

Aparcamos cerca de una enorme y bonita escalinata. La Escalinata de Teruel es obra de José Torán y se trata de una construcción neo-mudéjar une dos de los movimientos artísticos más importantes de Teruel, la arquitectura mudéjar y el estilo modernista. Tomando del primero el ladrillo como material de construcción y la cerámica vidriada como elemento decorativo y del estilo modernista la forja de las farolas.

Nos adentramos hacía el casto antiguo no sin antes pasar por una oficina de turismo por un mapa.

Lo primero que nos topamos fue la Torre de San Martín y no quisimos perder la oportunidad de visitarla y subir a lo alto.

La Torre de San Martín de Teruel es una edificación del mudéjar aragonés de España catalogada en 1986 como Patrimonio de la Humanidad.1 Fue erigida en 1316 y reformada en el siglo XVI, en que se le añadió un basamento de piedra.

Después nos dirigimos a la plaza del Torico y buscamos un lugar donde comer. Al final acabamos en Rokelin lo que resultó ser una mala idea por la mala calidad de su comida.Después la visita obligada era el Museo de los Amantes de Teruel. Cogimos la opción más completa y cara que había que incluía la visita completa que incluía:

– Mausoleo de los Amantes
– Iglesia de San Pedro
– Claustro de San Pedro
– Ábside y Jardín de San Pedro
– Torre de San Pedro y Ándito

La chica que nos tocó para explicarnos todo el conjunto nos explicó todo de forma muy peculiar y divertida, también incluyó alguna historieta o leyenda sobre el torico, la iglesia y los amantes.

Sin duda me gustó Teruel y pese al frío, mal tiempo y que había poco ambiente, tengo ganas de volver cuando sean las fiestas del torico.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *