Maratón de Valencia Trinidad Alfonso. Mi primer maratón

Han pasado ya dos semanas desde que tuvo lugar el Maratón de Valencia Trinidad Alfonso, mi primer maratón.
Se cumplió un sueño culminando muchos meses de preparación. Revisando el correo, fue el 2 de febrero cuando realizaba la inscripción en el XXV MEDIO MARATON VALENCIA TRINIDAD ALFONSO, después de correr algún Medio Maratón como Ribarroja o Puerto de Sagunto fue el 4 de Junio cuando definitivamente me decidí a realizar la inscripción al 35 MARATON VALENCIA TRINIDAD ALFONSO.
Desde ese día, puse en marcha mi preparación realizada con la aplicación Endomondo y con la ayuda de algunas fuentes externas como la del libro “Preparar un Maratón para DUMMIES
Los fines de semana empezaba ya a tener salidas más largas programadas, 16, 18, 20, 22 y hasta 24 kilómetros antes de irme de vacaciones en Julio. Luego paré 3 semanas y reanudé el plan en pleno agosto, fue un mes muy duro, una sensación de involucionar, de no mejorar… el calor era un mal aliado para los entrenamientos, recuerdo tardes realmente duras.
Se fue acabando el verano y venía la parte más dura de la preparación, las tiradas largas de más de 25km, hasta 30 y 32 llegué a correr, había períodos de dudas y períodos de confianza, también hicieron acto de presencia las lesiones que no fueron nada agradables y que hicieron que el camino hasta el 15 de Nov fuera mucho más duro, si cabe.
Parecía que no llegaba nunca hasta que por fin llegó el fin de semana que tenía lugar la carrera.
Mentalmente me encontraba muy muy fuerte y seguro de mí mismo, físicamente no estaba todo lo bien que me hubiera gustado, las lesiones y muchos errores cometidos durante la preparación no me quitaron de la cabeza la idea de intentar de acabar en torno a las 4 horas.

[Feria del Corredor]

Pasé un buen fin de semana, distraído y confiado de poder correr bien los 42k, llegó el domingo, día de la carrera, tenía todo planificado, todo preparado, todo decidido. Mi idea era intentar ir a un ritmo de 5:40 el Kilómetro, es el ritmo que había estado entrenando las últimas semanas.

Maratón de Valencia
Empezó la carrera y me pudo la euforia, iba solo, sin amigos, sin grupo, prácticamente desde el kilómetro 1, llevaba buen ritmo, tenía muchas ganas y empecé a pasar los kilómetros a ritmos dispares, igual hacía uno a 5:20 y el siguiente a 5:36, luego hacía otro a 5:43 y el siguiente a 5:20 otra vez, mal…. Pero me encontraba bien. Estaba emocionado, disfrutando de la carrera, viendo a la gente animando, vi a mi familia donde habíamos acordado, vi muchos amigos en diferentes puntos que me daban ánimos y me hacían estar más seguro y motivado.

Maratón de Valencia

Me había llevado 4 geles, mi idea era tomar un gel cada 8 o 10 km, tampoco fallé en ningún avituallamiento, en todos bebí líquidos, estaba alucinando por el ambientazo de la carrera pero pasado el famoso muro, km 32, cuando encaré la Av Burjassot empecé a sufrir unos pinchazos acompañados de calambres terribles en la rodilla y cuádriceps, la pequeña subida y más tarde la leve bajada me hacían polvo. Llegué a temer no poder completar la carrera porque era un dolor que jamás había tenido, sentía una pérdida de energía en la rodilla, bajé mucho el ritmo, además también tenía una centrifugadora en la tripa, algo también iba mal por ahí abajo.
Pensé que no acabaría y me entraron ganas de llorar, pero seguí… los terribles calambres fueron desapareciendo, quedando un leve agarrotamiento pero fui incapaz de volver a levantar el ritmo. En ese momento afrontaba ya el camino hacia la meta, me esperaban largas avenidas, 3 Cruces, Av del Cid, Calle Colón, no levantaba mucho la cabeza para no ver lo largo que era el camino, veía a gente andando, gente que me adelantaba a buen ritmo, gente con rampas ayudados por otros y entonces me dejé llevar, seguí corriendo, en ningún momento me paré, no anduve, solo corría, lento pero corría, parar y andar hubiera supuesto no conseguir volver a correr. Sabía que se desvanecía la ilusión de llegar en 4 horas pero no me importaba, ahora solo importaba llegar, eran muchos meses de preparación, sacrificio, correr de noche, correr a las 5 de la mañana antes de currar, toda la ilusión, toda la gente que creía en mí, mi novia esperándome en la meta con nuestra futura hija que está en camino… todos los pensamientos me hacían continuar.
Y por fin afronté el pasillo sobre el agua, la recta de meta, emocionado, exhausto, pero muy feliz crucé la meta con un tiempo real de 4 horas 20 min
Reconozco que los primeros momentos estaba tan mareado y con rampas en las piernas que no quería ni pensar volver a repetir el correr un maratón. Pero solo pasó un día y con el nuevo amanecer entonces sentí que me debo el volver a correr otro, por muchos motivos, porque puedo, porque me gustaría acabar en mejor estado, porque me gustaría hacerlo en 4 horas.

Llegando a Meta Llegando a Meta[Vídeo de la llegada]

No sé cuándo volveré a prepararme para otro, quizá el año que viene o puede que más adelante, pero lo volveré a hacer…

[Album de Fotos]

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *